Refranes y frases cortas sobre la paciencia

Paciencia, cosa sin experiencia.

El puerto de las miserias es la paciencia.

Las dos virtudes del asno; trabajo y paciencia.

De su suerte contentos, uno de cientos.

La paciencia, en los trabajos se prueba.

Mucho hay que aguantar, para llegar a hacerse aguantar.

Cada uno está contento con su ojo tuerto.

La mejor felicidad es la conformidad.

Quien con su desgracia se confirma, su dicha forma.

Quien se contenta con su suerte, no sabe el bien que tiene.

A quien con su poco se contenta, el diablo no lo tienta.

Vos contento y yo contenta ¿Qué mejor cuenta?

Lo peor de la miseria es no avenirse a ella.

Mal es sufrir; pero sufrirlo mal es mayor mal.

Lo que fuere, sonará.

Si se perdieron los anillos, aquí fincaron los dedillos.

Si bien, bien; si no, pásome allén.

Lo que bien pasó una vez, que pase diez.

A donde va lo más, vaya lo menos.

El costal y la talega, lo que le echan eso lleva.

No haya mengua en cosa que venga.

A lo hecho, pecho.

¿Qué le hemos de hacer, si la escobita no quiere barrer?

Una pascua, quien quiera se la pasa.

Un año, en la cárcel se pasa.

Vaya con Dios, que un pan me lleva.

Volveme de este otro lado, que de este ya estoy asado.

Más vale ser cocinero que pollo.

Pues en esto me metí, lo que sea de otros será de mí.

Ya el dado echado, estemos a lo que diga el dado.

Pues se quema la casa, calentémonos la brasa.

No haga Dios peores sus cosas.

Siempre mejor, y nunca a peor.

Lo que Dios da, por bueno lo has de tomar.

Lo que ha de ser, conviene que sea.

Si se me quebró el pie, será por bien.

Más paso Cristo por nos y era Dios.

Si Dios me lo dio, no se lo pedí yo.

Dios nos de paciencia y muerte con penitencia.

Así hallamos el mundo, y así lo hemos de dejar.

Más vale pan y aceitunas, que estar en ayunas.

Orejas que tal oyen y lo sufren, no cumplen.

El mal crece con callar.

Hacer de tripas corazón.

Quien más no puede, morir se deja.

Quién más no puede, con su mal se muere.

Quien mala ventura tenga, que apechugue con ella, que no se puede echar a puerta ajena.

Quien comió la carne, que roa el hueso.

Quien tiene un duro lo gasta; y quien no, suspira y calla.

Quien se queme, que sople.

Quien no tiene marido, consigo misma se acuesta.

Quien no sabe aguantar, no sabe alcanzar.

A estilo de tropa; cada uno se fastidia cuando le toca.

A malas hadas, malas bragas.

A mala ventura, pan pintado.

A cama corta, encoger las piernas.

A mal dar, paciencia y barajar.

A mal dar, echar tabaco y fumar.

A mal viaje, mantas nuevas.

A quien le pique que se rasque.

Sufro y callo, por el tiempo en que me hallo.

Si mucho te pesa, llévalo en dos veces.

Si quieres, lentejas; si no quieres lentejas; o las comes o las dejas.

Sin ganas ahorcan, y salen bien ahorcados.

En este mundo, hay que comer mucha carne de burro.

Ha de reventar el cuero, no por la boca sino por el medio.

Hace paz o tregua, el que caza no lleva.

A más no poder, véolos comer y conténtome con oler.

A las doce, el que no tenga pan que retoce.

A lo que no puede ser, hombros encoger.

A mal tiempo buena cara.

Hay muchas maneras de enfocar la paciencia, tantas como el propio refranero español indica. Leyendo este post, vas a ver las innumerables maneras de afrontar una situación; casualmente, todas acaban en el cultivo de la paciencia. Será por algo ¿no crees?
frases de motivacion
Iván López
Compilador