Refranes y dichos sobre la familia

Con los tuyos come y bebe, y dar y haber no tengas.

Con mal o con bien, a los tuyos te atén.

A toda ley, hijos y mujer.

Buena fiesta hace Miguel, con sus hijos y su mujer.

Entre la carne y la uña, ninguno se punza.

Entre padres e hijos, no se debe reparar en pelillos.

Quien de los suyos se aleja, Dios lo deja.

Quien de los suyos se aleja, fortuna le aqueja.

Quien de los suyos se separa, Dios lo desampara.

Quien mal quiere a los suyos, no querrá bien a ninguno.

Quien contra los suyos pelea, Dios pleitea.

Quien de los suyos habló, se arrepintió.

De los tuyos, mal hablar y no mal sentir.

De la familia gusta mal decir, pero no mal oír.

De los tuyos hablarás; pero no oirás.

Desgraciado se vea quien a los suyos desprecia.

Familia desavenida, presto es pérdida.

Más vale onza de sangre, que libra de amistad.

Más vale onza de sangre, que libra de carne.

La sangre no guarda a ser rogada.

La sangre tira.

El tuyo llévate a la peña, y no te despeña.

La piedra del tuyo, te hiera.

Más cerca está la rodilla que la pantorrilla.

Más cerca está la gente que la frente.

Más cerca está el escapulario, que el rosario.

Más cerca está la carne, que la camisa.

Donde vayas, de los tuyos hayas.

A dónde quiera que fueres, de los tuyos vieres.

Donde parares, de los tuyos halles.

Córtame manos y pies, y méteme entre los míos.

De siete puertas has de quitar, y a los tuyos dar.

A los tuyos, con razón o sin ella.

Cada uno defiende a los suyos.

Cuanto me eres, tanto me dueles.

Con los de casa, siempre está cumplido.

Carnero hijo de oveja, no yerra quien a los suyos semeja.

No degenera, quien a los suyos semeja.

Honra merece a quien los suyos se parece.

En cada casa cuecen habas y en la nuestra, a calderadas.

No hay peor astilla que la del mismo madero.

Toda olla tiene su garbanzo negro.

La sangre se hereda y le vicio se pega.

La sangre se hereda y la virtud se aquista.

Si los tuyos te asan; no te comen; y si te comen, no por entero.

Siete lobos y la madre, y rabia que la mate.

No bastan estopas para tapar tantas bocas.

Mucha familia, hambre continua.

De la familia y el sol, cuanto más lejos mejor.

Familia, la Sagrada; y esa, en la pared colgada.

No hay más cruda guerra, que entre la parentela.

 

Si el refranero popular, tiene algo en común al hablar de la familia, es que es lo más importante de tu círculo más cercano. Aunque las peleas o las disputas familiares, sean algo totalmente inevitable, siempre se tiende a concienciar sobre la importancia de los parientes. Verás pocos refranes, que se alejen de este perfil, aunque haberlos..."haylos".
frases de motivacion
Iván López
Compilador