Frases de Dios

El ojo no acierta a ver bien a Dios más que a través de las lágrimas. Víctor Hugo.

Dios es la verdad incomprensible. Se encierra en el hombre. Los silogismos, las disputas, las negaciones, los sistemas y las religiones pasan por encima sin disminuirla. Esta noción queda enteramente afirmada por la noche. Víctor Hugo.

Es absolutamente necesario convencerse de la existencia de Dios; pero no es igualmente necesario que se demuestre. Kant.

La imposibilidad que hallo para probar que Dios no existe me demuestra su existencia. La Bruyére.

Dios es, a la vez, lo más claro y lo más impenetrable que existe. Lacordaire.

Cuanto más abrimos los ojos más profunda es la noche; Dios no es más que una palabra soñada para explicar al mundo un abismo más oscuro adonde se arrojó el alma. Lamartine.

Quitad a Dios del Universo, y éste no será más que una gran ilusión. Lamennais.

La creencia en un Dios es un instinto natural en el hombre, como el caminar sobre ambas piernas. Lichtenberg.

Querer lo que Dios desea es la única ciencia que nos tranquiliza. F. Malherbe.

Creemos en un Dios, creador de todo cuanto existe. Pensamiento vivo absoluto, del que nuestro mundo representa un rayo y el universo una encarnación. G. Mazzini.

Nadie puede sorprender el pensamiento de Dios, si bien brilla con sus rayos en las tinieblas. Oscuros y arcanos se dilatan los senderos de su pensamiento, sin que los hombres puedan desentramarlos. Esquilo.

“Creo en un solo Dios”. Palabras bellas y laudables; pero la verdadera bienaventuranza en este mundo es reconocerlo dónde y cómo se revela. Goethe.

Dios es la evidencia invisible. Víctor Hugo.

¡Reza! No hay más que un Dios verdadero y justo en su clemencia. Todo acaba en Él y en Él todo comienza. Víctor Hugo.

Dios existe. No debemos ni queremos probarlo; intentarlo sería una blasfemia, como sería locura el negarlo. Dios existe porque nosotros existimos. Dios vive en nuestra conciencia, en la conciencia de la humanidad y en el universo que nos rodea. La humanidad ha podido transformar y menospreciar el santo nombre, pero nunca suprimirlo. Mazzini.

Dios es como el viento que sopla: se nota en todas partes, pero no se le ve en ninguna. I. Normand.

Dios está con nosotros, y nosotros somos calentados por su soplo. Ovidio.

Dios es el padre de todas las criaturas, obra por medio de todos y en todos. San Pablo.

Si hay Dios tiene que haber oración; si hay oración tiene que haber religión, y si hay religión tiene que haber culto. Palacio Valdés.

No hay más de dos especies de personas que puedan llamarse razonables: las que sirven a Dios, de todo corazón, porque lo conocen, o las que lo buscan afanosamente, porque no lo conocen. Pascal.

Es el corazón, y no la razón, el que siente a Dios. Pascal.

El sabio honra a Dios incluso con el silencio, y procura agradecerle con hechos, y no con palabras. Demófilo.

Puede olvidarse a Dios en la felicidad, pero tan pronto como la felicidad cede su puesto a la desgracia, siempre es precios retornar a Dios. Alejandro Dumas.

Es necesario amar solamente a Dios y odiar únicamente a nosotros mismos. Pascal.

Es justo que un Dios tan puro no se descubra sino a quienes poseen un corazón purificado. Pascal.

Dios es el principio, el medio y el fin de todos los seres; la justicia le imita, siempre dispuesta a castigar las infracciones de la ley divina. El que aspire a ser feliz debe respetar la justicia. Dios abandona a sí mismos a quienes se dejan henchir por el orgullo, que corren tras de las riquezas y que solo atienden a sus ventajas personales. Platón.

La contemplación del universo muestra al espíritu la palabra que lo revela. Prati.

Cuando oigo preguntar qué se piensa sobre la voz de Dios, suelo responder con estas palabras de un viejo alemán, Sebastián Frank; “Dios, es un suspiro inexpresable puesto en el fondo de las almas”. Unas palabras hermosas y profundas. J.P. Richter.

Nos han interesado más los poetas, cuando dieron a los dioses las debilidades humanas, que si hubieran dado a los hombres las perfecciones de los dioses. Rivarol.

Es mejor creer en Dios que hablar de Él. Rivarol.

Todo ser terrenal es humo; se esfuma como un penacho de vapor; todas las grandezas terrenas desaparecen, manteniéndose únicamente firmes los dioses. Schilles.

Es maravilloso que quienes no han tenido un Dios en vida deseen uno a la hora de morir. Abad Sergé.

Es más santo y respetuoso creer ciegamente en Dios que intentar profundizar el misterio. Tácito.

Dios no llama sino al corazón. Talmud.

Es necesario bendecir a Dios tanto por el mal como por el bien. Talmud.

Continúa navegando tranquilo, aunque se rompa el palo mayor; Dios es tu guía, no lo olvides. Tiedge.

Dios existe; pero no hay prisa alguna en hacerlo saber. Tolstoi.

Si Dios no existiese, habría que inventarlo. Voltaire.

El hombre es odio, pero Dios es amor. J.G. Whitman.

Se comprende mejor a Dios, ignorándolo. San Agustín.

Comprendo la ira contra Dios, pero no comprendo la negación de su existencia. Barbey D’Aurevilly.

No hay nada más elevado que acercarse a la Divinidad más que a los demás hombres, y desde tal punto, difundir los rayos divinos entre el género humano. Beethoven.

El pensamiento de Dios desciende sobre la soledad y el tedio. Es maná que cae sobre el desierto. Borgese.

Yo soy quién soy, fue la definición que Él dio de sí mismo a Moisés, y fue breve para confundir a los mortales que osaban interrogar a Dios preguntándole quien era. Verdaderamente Él solo es: todos los demás han sido o serán. Thomas Browne.

El universo no es más que un vasto símbolo de Dios. Carlyle.

Pretender sondear las profundidades de Dios constituye una empresa que coloca a los sabios al nivel de los locos. Abad Coupé.

No busques a Dios en las iglesias o en las capillas: búscale en una auténtica alma femenina. No busques el cielo en las alturas. El verdadero cielo es la verdadera mujer. Daumer.

Un Dios conocido deja de ser un Dios. Verhaeren.

Dios y la naturaleza nada hacen en vano. Aristóteles.

No hay ni un solo maestro de la literatura que no haya dedicado unas frases a Dios. Como ha sido hasta ahora, el magnetismo del omnipresente, ha cautivado a innumerables sabios, los cuales han intentado describir su relación con Dios a través de citas y mensajes. Tanto si eres devoto como si no, el legado sobre las frases de Dios que han dejado, son totalmente inspiradoras.
frases de motivacion
Iván López
Compilador